¿Cómo podemos ayudar?

¿Qué es una empresa de adquisición con propósito especial (SPAC)?

Las empresas de adquisición con propósito especial, "SPAC" por sus siglas en inglés, (Special Purpose Acquisition Companies, también denominadas de "cheque en blanco" o "asociaciones") son empresas que no realizan operaciones comerciales, creadas únicamente para reunir capital, adquirir otras empresas y figurar en los mercados bursátiles para así atraer a posibles inversores para sus operaciones.

Una empresa que ya está en funcionamiento puede fusionarse o ser adquirida por la SPAC y, así, salir a bolsa, en lugar de hacerlo a través de su propia oferta pública de venta (OPV).

Cuando los planes de una empresa pasan por salir a bolsa con una OPV tradicional, el proceso puede tardar un año o incluso más. Con una SPAC, la operación es mucho más rápida.

Las SPAC se crean con el propósito de realizar fusiones, intercambiar acciones, adquirir valores, reorganizar y otras combinaciones empresariales parecidas con una o más empresas. 

¿Cómo funciona el proceso de adquisición de una SPAC?

Lo más común es que la empresa tenga 24 meses desde la fundación de la SPAC para completar el proceso de adquisición.

Durante el transcurso del mismo, se deben llevar a cabo varios pasos, aunque estos son los más importantes:

  • Buscar una empresa objetivo para su adquisición;
  • Negociar un acuerdo de absorción;
  • Organizar reuniones con los inversores y buscar la aprobación de los accionistas para la adquisición; y
  • Ejecutar la absorción.

Si la SPAC no completa la fusión dentro del periodo de tiempo establecido, esta se disolverá y las inversiones se devolverán a sus accionistas públicos.

¿Qué pasa con la SPAC después del anuncio de la absorción?

El último paso consiste en sacar a bolsa una empresa sucesora y se conoce como una transacción "de-SPAC".

Una vez la SPAC completa la absorción de una empresa objetivo, esta pasará de ser privada a estar a disposición del público en la bolsa de valores. El símbolo bursátil de la SPAC cambia para reflejar el nombre de la empresa absorbida. Con esta denominación empezará a invertir en el intercambio de acciones seleccionado.

¿Cuáles son los principales riesgos de invertir en una SPAC?

Una SPAC supone una inversión de riesgo muy alto. Últimamente, las SPAC han ganado mucha fama entre inversores alrededor del mundo, no obstante, la inversión conlleva riesgos debido a varios factores principales:

Absorción fallida

Cabe la posibilidad de que la SPAC no encuentre una empresa objetivo dentro del periodo de tiempo establecido (suele ser de 24 meses) y tenga que devolver los fondos a sus inversores, lo que conllevaría una falta de ganancias durante el periodo de inversión.

Objetivos

El aumento de la competencia en este espacio lleva a las SPAC a elegir empresas en fases de desarrollo tempranas y, por lo tanto, influye y conlleva riesgos de inversiones, especialmente si se invierte "en caliente" o en sectores nuevos, como las nuevas tecnologías (por ejemplo, la exploración espacial). Las empresas en fases tempranas tienen un historial financiero corto y todavía están desarrollando sus controles internos. Puede incluso que estén en las primeras negociaciones con sus patrocinadores (fundadores) y se centren sobre todo en proyectos con miras al futuro. Las empresas objetivo deben ser capaces de resistir la rigurosidad y los requisitos por lo que pasarán una vez salgan a bolsa.

Conflictos de intereses

Los intereses personales de los patrocinadores y los directivos de las SPAC pueden ir en contra de los intereses de los accionistas públicos.

Los inversores deben depositar toda su confianza en que el equipo de gestión de la SPAC encontrará a la mejor empresa objetivo posible para su absorción. Las demás partes del proceso tienen incentivos económicos con el fin de asegurar que la SPAC complete la fusión dentro del tiempo disponible.  

OPV contra la absorción de una SPAC

Al contrario que una OPV, el proceso de absorción de una SPAC no está por escrito, por lo que es común que no se lleven a cabo las diligencias debidas que deben realizar las empresas públicas.  

Los patrocinadores de las SPAC tienen un periodo de tiempo muy estricto para cerrar un acuerdo. Esto influye en la efectividad de la búsqueda de adquisición, especialmente cuando no está garantizado que el patrocinador o el equipo de gestión sigan involucrados en la empresa objetivo una vez se complete el proceso de absorción.

Como consecuencia de esta limitación temporal, los fundadores de las SPAC se centran en cerrar una transacción más que en la idoneidad de la empresa objetivo para salir a bolsa.

Artículos relacionados