¿Cómo podemos ayudar?

¿En qué consiste la financiación del terrorismo?

La financiación del terrorismo implica la solicitación, la recaudación o el suministro de fondos con la intención de que pueden ser usados para apoyar actividades u organizaciones terroristas. Los fondos pueden provenir de fuentes tanto legales o como ilícitas. En concreto, de acuerdo con la Convención Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo, una persona comete el delito de financiar el terrorismo «si dicha persona de algún modo, ya sea directa o indirectamente, ilegal y deliberadamente, proporciona o recauda fondos con la intención de que sean usados o a sabiendas de que se usarán, en parte o en su totalidad, para llevar a cabo» un atentado dentro del ámbito de la Convención.

El objetivo principal de las entidades o individuos involucrados en la financiación del terrorismo no es necesariamente ocultar las fuentes del dinero, sino ocultar la financiación y la naturaleza de la actividad financiada.

¿Qué es la financiación del contraterrorismo (FCT)?

La «financiación del contraterrorismo» hace referencia a todas las políticas y leyes que obligan a las instituciones financieras a supervisar a sus clientes de forma proactiva para prevenir la financiación del terrorismo.

La Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo es un ejemplo de acción contra la financiación del terrorismo:

La Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo (A/RES/60/288) es un instrumento global único para mejorar los esfuerzos a nivel nacional, regional e internacional para responder al terrorismo. Tras adoptarse por consenso en 2006, todos los Estados miembros de las Naciones Unidas acordaron por primera vez una estrategia común y un enfoque operativo para luchar contra el terrorismo.

La estrategia transmite el claro mensaje de que el terrorismo es inaceptable en todas sus formas y manifestaciones. Resuelve asimismo tomar medidas prácticas, a nivel individual y colectivo, para prevenir y combatir el terrorismo. Entre estas medidas prácticas se incluye una gran variedad, desde fortalecer la capacidad de los Estados para responder a las amenazas terroristas a una mejor coordinación de las actividades contraterroristas del sistema de las Naciones Unidas.

La Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo, en forma de resolución y de un Plan de Acción anexo (A/RES/60/288), consta de 4 pilares, a saber:

  1. Medidas para hacer frente a las condiciones que propician la propagación del terrorismo;
  2. Medidas para prevenir y combatir el terrorismo;
  3. Medidas destinadas a aumentar la capacidad de los Estados para prevenir el terrorismo y luchar contra él, y a fortalecer el papel del sistema de las Naciones Unidas a ese respecto;
  4. Medidas para asegurar el respeto de los derechos humanos para todos y el imperio de la ley como base fundamental de la lucha contra el terrorismo.

Artículos relacionados